La Literatura Argelina en Lengua Arabe

La literatura argelina en la lengua árabe se desarrolló principalmente en los años 50 del siglo XX, cuando Argelia estaba bajo el yugo colonialista. Uno de sus más importantes escritores fue Reda Houhou, considerado como pionero en el estilo novelesco. Reda Houhou era conocido por su estilo satírico que utilizó para denunciar el colonialismo. Fue asesinado en 1956 por un grupo pro-colonialista.

Durante los años 60 y 70, otras figuras literarias se dieron a conocer en el escenario cultural argelino. Conviene recordar a Abdelhamid Hadouga y Tahar Ouatar cuyas obras fueron traducidas a otras muchas lenguas.

Los años 90 y a principios del siglo XXI fueron y son los años que han sido marcados por nuevas plumas tales como Amine Zaoui, Wassini Laarej, cuyo éxito ha traspasado las fronteras nacionales.

En cuánto a la época moderna, cabe constar que a pesar de los lazos históricos citados anteriormente y a pesar de la proximidad geográfica, las culturas de los dos países parecen haberse dado la espalda en el ámbito literario.

La literatura argelina árabe es una desconocida en España, con excepción de la obra de Abdelhamid Benhadouga ”El Viento del Sur”, traducido al español en 1961. El resto de las producciones árabes que sean de índole poética, romanesca o teatral no fueron traducidas.

En cuánto a literatura francesa se refiere y aunque el número sea reducido, hay que subrayar la traducción de algunas obras de autores argelinos ilustres que se encuentran en las librerías como:

Kateb Yacine: “Nedjma”, ”el poeta como boxeador”

Mouloud Feraoun: “el hijo del pobre”

Mouloud Mammeri: “cuentos beréberes”

Mohamed Dib: “el café”

Assia Djebar: “el amor, la fantasía”,” sombra sultana”

La Literatura Argelina en Lengua Francesa.

Tratándose de la literatura argelina en lengua francesa, hay que hablar del período marcado por una fuerte presencia de Rachid Mimouni et Tahar Djaout (que han dejado este mundo de manera prematura). Ambos dejaron marcada su época en el ámbito cultural argelino, sobre todo en el campo de la novela, en los años 80 y 90, con trabajos que obtuvieron grandes éxitos.

De entre sus obras, y una de las más emblemáticas, podemos nombrar “Tombeza”, le fleuve détourné” (el río desviado), “Hzam el Ghoula” (el cinturón de la ogresa) del escritor Mimouni, y “les chercheurs d’os” (los buscadores de huesos) de Tahar Djaout publico tras su muerte.

Con la entrada en el siglo XXI, otras plumas han surgido que han sabido imponerse en el escenario cultural argelino y a nivel internacional por la calidad de sus escritos y los temas de actualidad que se han abordado en sus obras.

Citemos pues a Brahim Sansal con dos de sus obras “le serment des Barbares” (el juramento de los bárbaros) y “Harraga” (los ilegales).

El otro escritor que marcó el espacio cultural de nuestro país, hasta a nivel internacional, fue premiado cuantas veces, y cuyas obras han recibido una gran aceptación internacional, es Yasmina KHADRA.

Este escritor político no se limitó sólo a describir, a través de sus obras la sociedad argelina y la resistencia del pueblo argelino frente al dolor del terrorismo internacional a través de obras como “Morituri”, “A quoi rêvent les louis” (con que sueñan los lobos), “Les agneaux du Seigneur” (los corderos del Señor), “Cousine K” (prima K), sino que también escribió sobre temas universales que van más allá de su preocupación como intelectual argelino por la situación de su país. Este escritor también abordó la actualidad internacional como Irak, Afganistán y Palestina a través de sus obras “Les sirènes de Bagdad” (las sirenas de Bagdad), “les hirondelles de Kaboul” (las golondrinas de Kabul) y “l’attentat” (el atentado)